Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Interglossa cumple 25 años

19-06-2018
En 1993, las socias de Interglossa, Sonia Carrera y Eloísa Moyano, filólogas y traductoras, pusieron en común sus conocimientos y sus recursos (que por entonces no eran más que un par de ordenadores, una impresora y muchos diccionarios) y se instalaron en una pequeña oficina en la calle Sardenya, en el cruce con la Avda. Diagonal de Barcelona, para colaborar en un proyecto de traducción de varios libros de divulgación de temas médicos, bajo la supervisión de un panel de expertos. Y ahí empezó todo.

En estos 25 años nuestra profesión ha experimentado una profunda transformación. Hemos pasado de los diccionarios de papel, las consultas enciclopédicas y las llamadas a expertos a la consulta electrónica y los foros de debate virtual. Hemos pasado de sufrir porque no se nos acabara la tinta justo cuando teníamos que entregar aquella traducción tan urgente a sufrir porque no se corte la comunicación en el momento en el que le damos al botón de Enviar.

La irrupción de la tecnología ha transformado totalmente el panorama de la traducción profesional, pero hay cosas que siguen intactas: nuestra pasión por establecer puentes de comunicación, nuestra inquietud por ser capaces de trasladar el mensaje con todos los matices con los que fue concebido y nuestra vocación de servicio al cliente.

En todos estos años hemos ayudado a muchas empresas a implantarse y vender sus productos en otros países, hemos colaborado para agilizar en lo posible procesos judiciales en jurisdicciones internacionales, hemos participado en exitosas campañas de marketing y hemos acompañado a muchos particulares en sus arduos trámites ante organismos oficiales.

Hemos llegado hasta aquí casi sin querer, casi sin darnos cuenta, pero ahora es tiempo de reflexión y de agradecimiento. Es hora de detenernos a pensar en todo lo que podemos mejorar y ponernos manos a la obra. Y es hora también de daros las gracias a todos los que nos habéis ayudado a llegar hasta aquí: los que nos habéis ayudado en la gestión, todos los traductores que habéis colaborado con nosotros y seguís haciéndolo porque compartís nuestra pasión por el lenguaje y los clientes que habéis confiado y seguís confiando en nosotros porque sabéis que trabajamos con honestidad y rigor.

¡Gracias a todos de corazón!
Volver