Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Preguntas frecuentes

¿Cómo solicito una traducción?

Puede enviarnos un mensaje de correo electrónico explicándonos lo que necesita y, siempre que sea posile, adjuntándonos la documentación que necesita traducir para que podamos evaluar el trabajo o, si lo prefiere, puede llamarnos por teléfono y comentárnoslo personalmente.

Cuanta más información nos dé mejor podremos organizar y realizar nuestro trabajo: a quién va dirigido el texto, aspectos que debamos tener en cuenta, plazo disponible para la traducción, si existe glosario especializado…

¿Qué idiomas traducís?

Traducimos al y del alemán, búlgaro, catalán, chino, danés, español, francés, holandés, inglés, italiano, japonés, noruego, polaco, portugués, rumano, ruso, sueco y turco. Si necesita traducciones a otros idiomas, consúltenos, en el caso de que nosotros no podemos ayudarle, intentaremos ponerle en contacto con otros profesionales de calidad que puedan atenderle en su proyecto.

¿Cómo se calcula el coste, podré conocer el precio antes de decidirme a encargar el trabajo?

Por supuesto. Aunque hay varios sistemas para calcular el coste de una traducción, el más extendido, y el que nosotros utilizamos, es el de aplicar una tarifa por palabra. Si conoce nuestras tarifas y el número de palabras de su texto, podrá hacerse una idea de cuál va a ser el coste de la traducción, pero esta estimación no siempre será fiable, porque hay circunstancias que pueden encarecer el proyecto (documento original que no está en formato digital modificable, gráficos complejos que hay que reproducir, texto de una gran complejidad, urgencia...) y otras que pueden reducirlo (documento que forma parte de un gran proyecto para el que ya se ha realizado un trabajo terminológico previo, el cliente nos facilita documentación paralela que puede facilitarnos el trabajo, disponemos de un plazo de entrega que nos permite organizar nuestros recursos con mayor comodidad…)

¿En qué formato debo enviar el texto que necesito traducir?

Lo ideal es enviarlo en un formato editable. Los documentos en pdf no siempre son convertibles, y en esos casos es imposible respetar el formato del documento original. Intente siempre averiguar si puede conseguir el documento en formato editable antes de encargar su traducción. En el caso de que no tenga acceso al documento original, trabajaremos con el documento en el formato disponible y llegaremos a un acuerdo sobre la forma de entrega.

¿Cuánto tiempo necesitáis para hacer una traducción?

Esta es probablemente una de las preguntas más frecuentes, pero la respuesta es diferente en cada caso. Dependerá de la combinación de idiomas que nos solicite, de la complejidad del texto, de su extensión, de si el cliente nos puede facilitar información relevante o documentación de apoyo... Lo mejor es que, en el momento en que encargue la traducción, sea usted quien nos indique para cuándo la necesita. Nosotros haremos todo lo posible para adaptarnos a sus plazos y, si no fuera posible cumplir con el plazo que nos indica, se lo diremos en ese momento.

¿Quién se va a encargar de la traducción, será un traductor nativo?

Sí, por supuesto. El traductor que se encargue de su traducción no solo traducirá a su lengua materna, sino que será un traductor cualificado y con experiencia y, si el tema lo requiere, con la especialización necesaria.
En el mundo de la traducción profesional los traductores solo traducen a su lengua materna. Pero ser nativo tampoco es ninguna garantía de éxito, porque la traducción es una profesión y requiere el aprendizaje de unas técnicas, una gran cultura, una buena capacidad lectora y escritora... Por eso en Interglossa todos nuestros traductores, además de nativos, son cualificados y con experiencia, grandes profesionales que llevan muchos años con nosotros y merecen toda nuestra confianza y la de nuestros clientes.

¿Qué es una traducción jurada?

Una traducción jurada es una traducción realizada por un traductor oficial, nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores. La traducción, que debe ir acompañada siempre de una fotocopia del documento original traducido, incluye al final un certificado del traductor en el que aparecen sus datos y su firma y mediante el cual se certifica que la traducción realizada es fiel al original.

Si tengo que traducir cada año un informe que tiene variaciones, pero cuyo texto base es el mismo ¿tendré que pagarlo siempre como la primera vez?

No. Nosotros conservamos las traducciones realizadas en nuestra base de datos, a no ser que el cliente nos haya pedido específicamente que las destruyamos, y con ellas vamos creando una memoria de traducción para cada cliente o para cada gran proyecto, lo cual nos permite aprovechar el trabajo realizado y, si el cliente nos ha dado su feedback y ha aprobado la terminología utilizada, la segunda vez el trabajo se hará más rápido y mejor, y nosotros reflejaremos eso en el coste.

En nuestra empresa publicamos muchos catálogos y folletos con una terminología muy específica, y es importante que ésta se traduzca siempre de la misma manera ¿tenéis medios para garantizar que esto sea así?

Sí. Cuando empezamos a trabajar con un cliente iniciamos una labor de elaboración de una memoria de traducción específica para ese cliente o proyecto, de forma que, aunque el traductor que participe en el proyecto siguiente no sea el mismo, sí que trabajará con la misma base terminológica. La colaboración del cliente es fundamental en esta labor.

Como el coste depende del número de palabras ¿se cuentan también las palabras repetidas? En ese caso, si suprimo del texto las partes repetitivas el presupuesto será más económico ¿verdad?

Puede hacerlo, pero eso puede repercutir en la calidad. A la hora de hacer el presupuesto, nosotros ya tenemos en cuenta si el texto es muy repetitivo, y el traductor necesita tener el documento completo para poder tener una visión global del trabajo. Aunque los textos se repitan, su eliminación puede repercutir negativamente en su comprensión.

¿Puedo hacer algo para facilitar la labor del traductor y que el resultado sea más satisfactorio?

Por supuesto que sí. Hay varias cosas que puede hacer y que facilitan enormemente nuestra labor y contribuyen a que la traducción tenga una mayor calidad.

  • Cuando esté elaborando su documentación, no olvide que la labor de traducción también requiere su tiempo, que traducir no es solo poner las palabras en otro idioma; es captar el sentido, la intención, el tono... piense cuánto tiempo le ha tomado a usted elaborar su texto, escoger las palabras justas... y se dará cuenta de que el traductor también necesita un tiempo para pensar y escoger las palabras que mejor se adaptan a la intención que usted desea transmitir. No apure los plazos y nos haga traducir a contrarreloj, porque ello se reflejará en la calidad del texto final.
  • Denos información sobre su texto: a quién va dirigido, qué pretende con él, qué es importante destacar, qué conceptos son fundamentales, si hay algunos conceptos que quiere que se traduzcan de una forma concreta...
  • Si dispone de textos paralelos o de temas similares en el idioma al que nos ha pedido traducir, no dude en ponerlos a nuestro alcance. Nosotros hacemos toda una labor de investigación cuando ello es necesario, pero si usted mismo puede facilitarnos esa información, podremos trabajar más rápido y con mayor precisión.
  • Esté disponible para recibir nuestras consultas. Durante el proceso de traducción, a veces nos surgen dudas sobre el significado de una frase o un término concreto, y nada mejor que preguntarle al autor del texto, cuando ello es posible. Para la calidad de la traducción es fundamental que exista un canal de comunicación entre el cliente y el traductor.
  • Y, por último, denos su feedback, por favor. Es fundamental para nosotros, para que el próximo trabajo se lo hagamos mejor. Si hace cambios en nuestros textos, modifica conceptos, porque está más acostumbrado a llamarlos de otra forma, etc., no deje de comunicárnoslo para que podamos tenerlo en cuenta en los próximos textos. A ser posible, no corrija los textos sin comentarlo con nosotros. No dudamos de su competencia, pero si ha decidido confiar el trabajo de traducción a profesionales, hágalo hasta el final. Y,  last but not least... si ha quedado contento con nuestro trabajo ¡díganoslo también, por favor! Asumimos que la labor del traductor se realiza en la sombra, pero nos anima muchísimo cuando nos dicen que nuestro trabajo ha tenido algo que ver en alguno de sus éxitos.