Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
ISO 17100. Bureau Veritas Certification. ES1 18682-1 +34 93 539 69 10

DE DÓNDE VIENE EL INGLÉS

07-02-2022

En toda clasificación lingüística incluimos el inglés dentro de la familia germánica, más concretamente, el germano antiguo occidental. Si su entorno hubiese sido uniforme y aislado, quizás. Pero no ha sido el caso. Se tiende a decir que proviene del anglosajón. Pero resulta que no hay ningún idioma germano, ningún pueblo germano anglosajón.

El inglés proviene del encuentro, de la confrontación (clash) de lenguas diferentes, cada una de las cuales aporta algo al idioma. Y este encuentro también produce una pérdida enorme de material morfológico (géneros, declinaciones y conjugaciones).

Tras la caída de Roma, Inglaterra es conquistada de forma sucesiva o simultánea por varios pueblos germánicos que primero se la reparten, crean asentamientos en distintas partes de la antigua Britania y la van unificando paulatinamente después. Obviamente nos referimos a los anglos (desde Anglia) que crean Bernicia, Northumbria , East Anglia, Mercia. Los jutos (desde Jutlandia), que crean Kent, Wight y otros. Los sajones (desde Sajonia), que crean Sussex, Wessex, Essex, etc. Los historiadores, con ánimo aglutinador, lo reducen a siete reinos que denominaron la heptarquía. Distintas tribus de distintas procedencias, agrupadas por los historiadores en estas tres, pero sin unidad ni uniformidad. Hablaban dialectos e idiomas diferentes incluso dentro de la misma denominación. Poco a poco los reinos convergen, primero en Mercia y luego en Northumbria. Finalmente, Wessex se queda con todo. También llegan daneses y vikingos. Idiomas diferentes, con multitud de dialectos, fuera de su entorno, que no tienen más remedio que entenderse. Los idiomas chocan, son diferentes, pero, a la vez, bastante parecidos. Todos heredan una fuente común, germánica, pero los matices, los detalles, los confunden. Solución: eliminemos los matices, tan confusos, y dejemos lo fundamental: vocabulario y estructura, que son muy similares. Las palabras en alemán tienen tres géneros gramaticales, pero no coinciden entre las diferentes familias; se eliminan. El alemán se declina, añadiendo terminaciones y mutaciones a las palabras según número y caso; se eliminan. El verbo germano se conjuga añadiendo terminaciones, muy parecidas pero distintas entre ellas; fuera con ellas. ¡Y ya tenemos el inglés! Máximo común denominador de todos ellos. Una lengua simplificada a base de eliminar los matices y mantener las raíces que facilita la comprensión de los pueblos, así nace el inglés.

Pero las cosas no terminan aquí. Vienen los normandos. En el siglo XI Guillermo I El Conquistador entra en Anglia, Terra Anglorum, la toma y se convierte en rey del territorio unificado de Inglaterra. También eran vikingos daneses que habían hablado un idioma germano, pero en ese momento ya no; entonces hablan un dialecto del francés. A partir de ese momento, en la Inglaterra oficial, en la corte, en la nobleza, se impone el francés como idioma oficial y culto. Pero eso acabará con la guerra de los 100 años. Lo que empieza como una guerra civil dinástica se convierte en una guerra entre naciones: Francia e Inglaterra. Los ingleses se avergüenzan de hablar la lengua del enemigo, y recuperan el anglosajón perdido. Lo mezclan y lo recomponen. Y hasta hoy: 40% francés, 50% germano.

Volver

Contacta con nosotros

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos escribiendo a info@interglossa.com. Información adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.