Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
ISO 17100. Bureau Veritas Certification. ES1 18682-1 +34 93 539 69 10

Traducción gastronómica. ¿Cómo se come eso?

10-06-2022

Llega el verano y, con él, los visitantes y turistas atraídos por nuestro admirado patrimonio histórico, nuestros interminables kilómetros de costa y, por supuesto, por nuestra rica y diversa gastronomía.

Desde restaurantes con estrella Michelin hasta chiringuitos de playa, todos necesitan ofrecer sus cartas en distintos idiomas. Y, desgraciadamente, muchos optan por la vía fácil: utilizar Google Translate o pedir la traducción a un conocido que “sabe idiomas”, con resultados desastrosos.

Todos los veranos se hacen virales ejemplos de errores en la traducción de menús que generan momentos tragicómicos, como los tentáculos de calamar traducidos como ‘squid testicles’; el pulpo ‘to the party’ (á feira); el pescado ‘in nautical fashion’ (a la marinera); el terrible ‘Jewish stew’ (potaje de judías); o los ‘peppers with beautiful’ (pimientos con bonito).

La ‘traducción’ viral del pasado verano fueron los ‘peppers of electoral roll’. Sí, sí: Pimientos del padrón. Pero, sin duda, una de nuestras anti-traducciones favoritas es la del ‘cocido leonés’ como ‘cooked lions’.

Sin embargo, cada vez son más los restaurantes y hoteles que entienden la importancia de traducir profesionalmente sus cartas.

Y es que lo que aparentemente parece un trabajo sencillo -traducir una pocas frases-, frecuentemente se convierte en todo un desafío. La traducción gastronómica, como todo ámbito especializado, encierra sus propias dificultades.

Muchas veces las cartas incluyen recetas desconocidas para otras culturas, ingredientes exóticos, juegos de palabras ininteligibles en otros idiomas, variaciones regionales, técnicas culinarias innovadoras, salsas secretas

El nombre de un plato puede que no especifique los ingredientes que lo componen ni la forma en que está cocinado y una traducción literal, en muchos casos, no ofrece la información que el comensal extranjero necesita. Incluso las evocaciones positivas de los platos de una cultura pueden ser negativas a los ojos o paladares de otras.

Una mala traducción puede arruinar una comida y la experiencia gastronómica general. Además, influye en un factor muy importante para el éxito de cualquier negocio: la primera impresión.

Si un cliente se encuentra con un plato que no corresponde con lo que creía haber pedido, quedará disgustado y quizás decida no volver, o lo que es peor: escribir una reseña negativa en internet, que puede perjudicar al restaurante.

Por otro lado, lo que podría quedar en una divertida anécdota, también puede convertirse en un problema si no se ha dado la información necesaria para alertar de posibles intolerancias o alergias alimentarias.

Por todo ello, si tu restaurante quiere ofrecer un servicio profesional y de calidad no confíes la traducción de la carta a una herramienta gratuita de Internet o a un amigo que entiende algún idioma. Confía en Interglossa.

Nuestros traductores se asegurarán de que tus clientes no se lleven ninguna sorpresa desagradable. Una traducción profesional representa una pequeña inversión que puede marcar la diferencia para tu restaurante.

Volver

Contacta con nosotros

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos escribiendo a info@interglossa.com. Información adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.